EL ASALTO AL CU CUT: UN VISTAZO A LA PRENSA NACIONAL. 1905

cuu cut y la veu

“Lleno el corazón de tristeza y de amargura, comenzamos hoy nuestro trabajo al referir los acontecimientos del día (…) Son días negros para los buenos españoles éstos en que la disidencia separatista aparece con cínica audacia” El Imparcial 27 de noviembre de 1905

“Ninguna cuestión hay de tanta gravedad en un país como aquella que afecta a la integridad de la Patria. Cualquier nación puede vivir, aunque sea pobre, estando unida, pero si esa unidad falta, entonces no hay país posible”  Monteros Ríos, Presidente del Gobierno

 

El profundo disgusto acumulado en el ámbito castrense de Barcelona por “la campaña catalanista” y “antimilitarista” orquestada por un sector de la prensa catalana, culminó el 25 de noviembre de 1905, tras la publicación de una caricatura que ridiculizaba al Ejército, en el asalto por un grupo de militares de las sedes de las rotativas del Cu Cut y de La Veu de Catalunya. Un grupo de aproximadamente 400 militares “agrupados en masa compacta, se dirigieron por la calle Fernando Quintana a la redacción del Cu Cut. Allí los militares prorrumpieron en vivas a España y a Cataluña española. A continuación uno de ellos reventó con un hacha la puerta de hierro, y un grupo entró por el boquete, mientras otro se mantuvo en la puerta para evitar que intervinieran ni policía ni paisanos. Al poco tiempo sacaron por la puerta la caja de caudales que fue entregada intacta al gobernador, además de múltiples objetos y enseres. Ante el edificio se formó con los libros un gran montón que se prendió fuego. De allí pasaron a La Veu de Catalunya, donde lograron acceder por el balcón, realizando igual tarea que en el Cu Cut” Nuevo Mundo

enseres y objetos destruidos cut cut

A pesar que el Gobierno dictaminó rápidamente la suspensión de las garantías constitucionales, y el envío a Barcelona del Ministro de Guerra Weyler y del Fiscal Supremo se sucedieron una serie de manifestaciones, tumultos y altercados en los que se exteriorizaban simpatías por las redacciones asaltadas, o por los militares vejados. La manifestación más numerosa indicó El País, fue “la formada por republicanos, marinos y militares de paisano que ondeaban banderas españolas y clamaban múltiples vivas a España y la integridad de la Patria”, contestados desde diferentes lugares por “gritos sediciosos”. En las calles crecía la crispación al contemplarse “en diferentes lugares bajo la bandera catalanista carteles con frases ofensivas para el Ejército. Aumentó la irritación el mensaje de protesta enviado por la LLiga al gobierno de Estados Unidos”.

En Madrid produjeron “enorme impresión las noticias de Barcelona”, siendo unánime la indignación contra los separatistas catalanes. Se subrayaba “la impaciencia vivísima por conocer detalles de lo ocurrido, y desde las primeras hora de la mañana se observó gran movimiento en los Círculos en que concurren políticos y periodistas”.

  La prensa nacional se mostró unánime a la hora de mostrar un amplio fervor patriótico respaldando la acción del Ejército:

 “Las ofensas al Ejército son ofensas a la Nación, además de agravio a la Patria y sus defensores. No es una cuestión militar es una cuestión nacional. Cuando se maldice a la Patria, todos los que en ella han nacido han de sentir que la ofensa llega a lo más hondo de sus corazones. El último rasgo de decadencia, la prueba definitiva de abyección es la indiferencia ante estos insultos. ¡Desdichados los pueblos y los hombres que permanecen insensibles ante el agravio a la Patria y a la madre! (…) La ingratitud para España de los que han procedido a su ofensa, les hace en la moderna historia trasunto de Caín. No se ha escrito en los anales de las luchas humanas páginas más despreciables que ésta del separatismo catalán” El Imparcial

 “Los separatistas comprenden que el escudo de la integridad de la Patria es el Ejército. Mientras su prestigio subsista, será un baluarte inexpugnable opuesto a toda aspiración criminal de mutilar la patria española. De aquí el odio que los separatistas catalanes profesan al Ejército (…) Somos los republicanos los que sentimos con mayor viveza el amor a la Patria y en ese sentimiento comulgan con nosotros los militares. ¿Qué tiene de extraño que la indignación del Ejército se transmita como un relámpago al alma popular? La iniciativa de la propuesta ha partido del Ejército, los republicanos les secundamos enérgicamente. (…) Los separatistas proceden en línea recta del viejo absolutismo, son clericales, partidarios del Vaticano. Las sacristías y los conventos son focos permanentes del separatismo”  El País

 “Toda la responsabilidad hay que cargarla sobre los insensatos que reniegan de la madre Patria, y que quieren ponerse al amparo de una potencia extranjera, llevados de criminal locura” El Nacional

 “No aprobamos la actitud de los militares, pero estamos muy lejos de condenarles y, sobre todo, de imputarles responsabilidad” El Diario Universal

 Ante tanta exaltación recalco las palabras del diario conservador La Época, que hacía un llamamiento a la cautela: “Excusado es decir con cuanta parsimonia ha de moverse la Prensa, cuantos frenos hay que echar al sentimiento, con qué esmero hay que procurar que en el examen de todo ello sólo intervenga la inteligencia (…) A las vehemencias de los impotentes rabiosos hemos de oponer la calma reflexiva de las fuertes. Todos debemos sacrificar los impulsos”

En lo que no existía tanta convergencia era en la búsqueda de los culpables que habían conducido a los “trágicos sucesos”. Conservadores, liberales, republicanos y demás fuerzas provocaron con sus “funestas políticas, la siniestra aparición de la lucha separatista en Barcelona, la conversión de la bandera catalana, de una bandera de apostolado en una bandera de combate”.

Fruto de esta coyuntura, cayeron el Presidente del Gobierno Montero Ríos y el Alcalde de Barcelona Bosh y Alsina. Motivó también la aprobación de La Ley de Jurisdicciones (1906-1931), que ponía bajo jurisdicción militar las ofensas a la Patria, la Bandera y el Ejército. Constató además el creciente antimilitarismo existente en la sociedad española y europea, recuérdese el impacto internacional del affaire Dreyfus. En España el sistema de redención mediante una suma económica del servicio militar, provocaba que las clases más desfavorecidas monopolizasen el esfuerzo bélico. Además el uso del Ejército como fuerza de represión contra manifestaciones y agitaciones callejeras, les acarreaba una merma importante de adhesión ciudadana. Por último, supuso un ensayo de lo que acontecerá 4 años más tarde en Barcelona, durante La Semana Trágica, en la que podemos rastrear entre los móviles desencadenantes, lo comentado en el punto anterior.

 

 

 El Imparcial:    27 de Noviembre de 1905

 Nuevo Mundo:   27 de Noviembre de 1905

 El País Mundo:   27 de Noviembre de 1905

 La Época:    27 de Noviembre de 1905

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

SABIOS CONSEJOS

En este tiempo de tribulación creo que no viene nada mal rescatar ciertos pensamientos de autores grecorromanos, sus manifestaciones y recomendaciones sobre el ámbito público, además de ser muy aleccionadoras, pueden realmente trasladarse a la actualidad. Reflexionemos con estos fragmentos:

“De la nube procede la fuerza de la nieve y del granizo, y el trueno sale del fulgurante rayo; a manos de los grandes perece el estado, y el pueblo, por ignorancia cae en la esclavitud de un tirano. El que eleva demasiado a un hombre no puede después contenerle fácilmente. Antes de empezar hay que pensar en todo”. Solón

“Como mejor seguirá el pueblo es si no se le deja demasiado suelto ni se le oprime (…) En asuntos importantes es difícil agradar a todos” Solón

“Calmad en vuestro pecho, vuestro fuerte corazón, vosotros que habéis llegado a una riqueza excesiva, y en la medida contened vuestra ambición, pues ni nosotros obedeceremos ni todo saldrá a satisfacción (…) Hay muchos malvados que son ricos mientras que los buenos son pobres, pero nosotros no les cambiaremos la virtud por su riqueza, porque la primera dura siempre, mientras que los bienes de fortuna los posee ora uno, ora otro”  Solón

 “Es sencillamente absurdo y de gran candidez el creer que, cuando la naturaleza humana se lanza a hacer algo con entusiasmo, hay algún medio de contenerla, sea por la fuerza de las leyes o por alguna otra amenaza”  Tucídides

“Y ser querido y amado por los súbditos a quien manda, que es lo más principal, se adquiere por la misma vía que si alguno quiere ser amado por los amigos; lo cual, según pienso, no se puede alcanzar de otra manera que haciendo bien públicamente” Jenofonte

“Muchas veces he pensado, y ahora también lo pienso, que el buen príncipe no difiere en nada del buen padre. Los padres proveen a los hijos para que nunca les falte el bien; y Ciro me parece ahora que nos aconseja aquello con que podamos vivir siempre bienaventurados”  Jenofonte

“Ni es en las más brillantes hazañas donde se demuestra totalmente la virtud o la maldad, sino que con frecuencia un pequeño asunto, una palabra, o una broma revela mejor el carácter de una persona que combates en que los muertos se cuentan por miles o grandes desfiles militares y asedios de ciudades”  Plutarco

“(Mecenas a Augusto) No permitas que te sean concedidas pródigas y excepcionales distinciones, ni de palabra ni de obra, ni por el Senado ni por ningún otro (… ) Debes aprender de tus buenas acciones para lograr cualquier gloria adicional. Y no permitas que se hagan imágenes tuyas de oro y de plata, pues a más de costosas incitan a su destrucción. Mediante la eugersía pon en los corazones de los hombres otras imágenes que nunca se deshonran ni perecen. Y no permitas que te sean levantados templos… Ese dinero será empleado mejor en otros casos necesarios (…. ) Pues de los templos no se logra el aumento de la gloria: la virtud es lo que hace a los hombres semejantes a los dioses y nadie llega a ser Dios por votación. Por eso si eres bueno y gobiernas bien toda la tierra será tu recinto consagrado, todas las ciudades tus templos, y todos los hombres tus estatuas, ya que serás glorificado y venerado dentro de sus pensamientos”  Dión Casio

Publicado en curiosidades | Deja un comentario

EL CENTENARIO DE “LA JORNADA DEL 7 DE JULIO”. MADRID 1922

klmkyrte

“Madrid ha celebrado el centenario de aquella gloriosa jornada en la que la Milicia Nacional, luchó en la defensa de la Constitución y de la libertad contra la Guardia Real insubordinada, para imponer a España el absolutismo de Fernando VII. Vencieron los milicianos, que defendieron heroicamente la Plaza de la Constitución (hoy Mayor), asaltada por las Guardias Reales, y derrotaron a éstos, batiéndolos de nuevo en la Puerta del Sol y persiguiéndolos hasta las puertas de Palacio”  Nuevo Mundo 14 de julio 1922

 En síntesis el suceso aludido en este párrafo fue el siguiente: Los batallones acuartelados en el Pardo se dirigieron a Madrid en la noche del 6 de julio de 1822. Al día siguiente se enfrentaron a los liberales en diferentes escenarios de la capital, La Puerta del Sol, Plaza Santo Domingo, y en la Plaza Mayor, donde fueron finalmente derrotados. Al no encontrar el firme apoyo del Rey ni del resto de batallones de la Guardia Real que custodiaban a la Familia Real, decidieron ante su penosa situación, iniciar las condiciones de la capitulación. La rendición se fijó en la Casa de la Panadería, pero no se llegó a una entente, y volvieron los enfrentamientos. Finalmente, las tropas leales al gobierno, en el Camino de Alcorcón tras una vertiginosa persecución desde el Campo del Moro, alcanzaron a los rebeldes que fueron apresados.

El resultado de este intento fracasado absolutista señala el profesor José Cepeda Gómez: “fue el de aumentar no sólo la brecha que existía entre partidarios de la Constitución y partidarios del Antiguo Régimen, sino que hizo mayor la división interna dentro del propio campo liberal. Los “doceañistas” se vieron desbordados por el ala más radical del liberalismo y el día 27 de julio se produjo el cambio de gobierno: Martínez de la Rosa fue sustituido por el “exaltado” Evaristo San Miguel (…) Desde ese verano se hacía evidente la incompatibilidad entre la Monarquía de Fernando VII y la revolución española”.

El pueblo madrileño quiso honrar un siglo después, mediante este emotivo acto, en uno de los escenarios del combate, a los valientes madrileños que se enfrentaron a los 4 batallones amotinados de la Guardia Real. Era igualmente aquella ceremonia, una exaltación de las libertades contra la tiranía y el despotismo, enfatizando la trascendencia de este episodio en nuestra Historia, e incluso en la europea, ya que las potencias signatarias de la Santa Alianza comenzaron a diseñar lo que apenas un año después ejecutarían.

Nuevo Mundo 14  de julio de 1922

“Los Pronunciamientos en la España del XIX” José Cepeda Gómez. Cuadernos de Ha.

Publicado en Historia | Deja un comentario

LA CORBETA NAUTILUS EN LA HABANA. 1908

Nautilus

El 24 de junio de 1908 se verificó la visita del primer buque de la Armada española, la corbeta Nautilus, a Cuba tras el Tratado de París de 1898. Realmente era un acontecimiento histórico y emotivo para ambas naciones, por lo que la prensa nacional se hizo amplio eco del mismo, subrayando, el enorme entusiasmo que este hecho provocó en la isla. Se multiplicaron los actos oficiales, de carácter civil y religioso, además de constatarse diferentes homenajes, banquetes, bailes y obsequios para la gozosa  tripulación de la nave. La ciudad de La Habana se engalanó para la ocasión, con la instalación de iluminaciones, arcos del triunfo, enseñas y diversos ornamentos que inundaban las calles, reflejando el júbilo del pueblo cubano por tal notable episodio:

 “La llegada de nuestra corbeta dio lugar en la Habana a una explosión de sentimiento patriótico por parte de la numerosísima colonia española, y a una imponente manifestación de simpatía hacia España por parte del pueblo cubano. La recepción que la ciudad hizo a nuestros marinos fue espléndida (…) Esta explosión solemne de fraternidad, entre dos pueblos, a raíz de su separación mediante una larga y encarnizada lucha, es un altísimo y hermoso ejemplo del espíritu de la civilización moderna; y quizá sea este el único caso de la Historia en que tan pronto hayan sucedido a las luchas fratricidas, tantas manifestaciones de mutuo cariño”. 16 de julio 1908 Nuevo Mundo

El sentir general se puede sintetizar con las declaraciones de los líderes políticos cubanos más influyentes:

“De todos los agasajos tributados a los marinos españoles, sin duda los de más valor y significación son las 3 manifestaciones que publicaron en el Diario Español de la Habana, los jefes de los 3 partidos políticos que actualmente militan en aquella joven República”. Las exposiciones son las siguientes:

  1. Enrique José Valera del P. Conservador, registra este acontecimiento como “una expresión de las ideas modernas de fraternidad y de progreso”
  2. José María Gómez del P. Liberal histórico: “Bienvenidos sean a las playas cubanas los jóvenes guardias marinas del Nautilus, herederos dignísimos de aquellos legendarios valientes, que con un gran heroísmo sin ejemplo y una abnegación sin límites, ofrendaron sus vidas por la Patria en Lepanto, Trafalgar, Santiago o Cavite”. Y a continuación lamenta “que los españoles no hayan podido, a su llegada, encontrar la bandera cubana flotando libre de toda intervención extranjera”
  3. Alfonso Zayas del P. Liberal: “Cuba en sus ansias de independencia, nunca renegó de sus progenitores y hoy late en ella vivísimo el sentimiento de raza, y de continuidad de carácter, de idioma y de tradicón”  16 de julio 1908 Nuevo Mundo

Por último señalar que este emblemático navío, precursor del buque escuela Juan Sebastián Elcano, había realizado entre 1892 y 1894 la hazaña de dar la vuelta al mundo a vela, al mando del entonces Capitán de Fragata Fernando Villaamil. El viaje se incluyó dentro de los fastos del IV Centenario del Descubrimiento de América.

 

Publicado en Historia | Deja un comentario

LA ESPAÑA “SIN PULSO” 2.0

Cada día los españoles tenemos que despertar con una profusión de desgracias y tropelías que provocan entre la gente, una ola de indignación, desesperanza, desánimo y lo que es peor: desidia o indiferencia. Muchos observadores trazan un paralelismo con lo vivido en la sociedad española en el período inmediatamente posterior al Desastre del 98.

Para atestiguar lo expresado quiero en este post, mostrar 2 interesantes artículos: el célebre “La España sin pulso” redactado por Francisco Silvela en el Tiempo, y un significativo y rotundo artículo aparecido en el diario El País (Madrid 1887-1921) sobre los Héroes de Baler, que advierte el fracaso del liberalismo decimonónico español a la hora de construir un estado nación equiparable al de otros países de Europa, y cuyas secuelas arrastramos en la actualidad. Seguro que podemos rastrear en ellos elementos  y actitudes propios de nuestro tiempo.

Tras el Desastre: España “sin pulso”

“Varones ilustres, ¿hasta cuándo seréis de corazón duro? ¿Por qué amáis la vanidad y vais tras la mentira?”  Isaías, Salmo IV

Quisiéramos oír esas o parecidas palabras brotando de los labios del pueblo, pero no se oye nada, no se percibe agitación en los espíritus, ni movimientos en las gentes.

Los doctores de la política y los facultativos de cabecera estudiarán, sin duda, el mal, discurrirán sobre sus orígenes, su clasificación y sus remedios, pero el más ajeno a la ciencia que preste alguna atención a asuntos públicos observa este singular estado de España: donde quiera que se ponga el tacto, no se encuentra el pulso.

Monárquicos, republicanos, conservadores, liberales, todos los que tengan algún interés en que este cuerpo nacional viva, es fuerza se alarmen y preocupen con tal suceso. Las turbulencias se encauzan: las rebeldías se reprimen, hasta las locuras se reducen a la razón por la pena o por el acertado régimen, pero el corazón que cesa de latir y va dejando frías e insensibles todas las regiones del cuerpo, anuncia la descomposición y la muerte al más lego.

La guerra con los ingratos hijos de Cuba no movió una sola libra del sentimiento popular. Hablaban con elocuencia los oradores en las Cámaras de sacrificar la última peseta y derramar la postrera gota de sangre… de los demás, obsequiaban los Ayuntamientos a los soldados, que saludaban y marchaban sumisos, trayendo a la memoria el Ave César de los gladiadores romanos; sonaba la marcha de Cádiz, aplaudía la prensa, y el país, inerte dejaba hacer. Era, decíamos, que no interesaba su alma en una lucha civil, una guerra contra la naturaleza y el clima, sin triunfos y sin derrotas.

Se descubre más tarde nuestro verdadero enemigo; lanza un reto brutal; vamos a la guerra extranjera; se acumulan en pocos días, en breves horas, las excitaciones más vivas de la esperanza, de la ilusión, de la victoria, de las decepciones crueles, de los descontentos más amargos, y apenas si se intenta en las arterias del Suizo y de las Cuatro Calles una leve agitación  por el desgastado procedimiento de las antiguas recepciones y despedidas de andén de los tiempos heroicos del Sr. Romero Robledo.

Se hace la paz, la razón la aconseja, los hombres de sereno juicio no la discuten; pero ella significa nuestro vencimiento, la expulsión de nuestra bandera de las tierras que descubrimos y conquistamos, todos ven que alguna diligencia más en los Caudillos, mayor previsión en los gobiernos hubieran bastado para arrancar algún momento de gloria para nosotros, una fecha o una victoria en la que descansar de tal universal decadencia y posar los ojos y los de nuestros hijos con fe en nuestra raza. Todos esperaban o temían algún estremecimiento de la conciencia popular; sólo se advierte una nube general de silenciosa tristeza que presta como un fondo gris al cuadro, pero sin alterar vidas, ni costumbres, ni diversiones, ni sumisión al que, sin saber por qué ni para qué, le toque ocupar el Gobierno.

LOS HÉROES DE BALER

El País saluda a los héroes de Baler, que se han embarcado para España y les dice:

“Fuisteis bravos, tenaces, épicos, sublimes. Grecia habría colocado en esas aguas del Pacífico, rumorosas y centelleantes conchas y caracolas, pedrerías de los mares tropicales y un león de piedra erguido y formidable, mirando a los Estados Unidos como el león de las Termópilas miraba a Persia. Roma habría transportado de Egipto un monolito, y en él habría hecho inscribir en magnífico latín, digno de Tácito, vuestro elogio consagrado a la inmortalidad. Inglaterra habría puesto vuestros nombres a cien calles de sus ciudades y veinte estatuas recordarían el Londres vuestro heroísmo. Francia os prepararía un recibimiento babilónico, cubriendo de flores las calles, abrazándoos delirante de entusiasmo los hombres, enviándoos besos las mujeres, cantando vuestras glorias muchedumbres electrizadas…”

España…

España enviará al muelle de Barcelona el brillante cuerpo de guardias de Consumos, por si traen los héroes de Baler algún género de contrabando… ¡Qué lo traen! ¡Porque el corazón de esos soldados valerosos resulta ya contrabando en esta tierra!

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

EL ESTRENO DE “LA VENGANZA DE DON MENDO”. MADRID 1918

“La Venganza de Don Mendo es obra llamada a eclipsar los éxitos de dinero más famosos (…) Una obra que anoche hizo enfermar de risa al público de la Comedia” La Nación 21 de diciembre de 1918

El estreno de la obra de Pedro Muñoz Seca fue un enorme éxito desde el mismo día de su puesta en escena, el 20 de diciembre de 1918, en el Teatro de la Comedia de Madrid. Los periódicos se poblaron de artículos que subrayaban el magnífico trabajo realizado por el director, los actores, el compositor y los encargados de confeccionar los trajes y escenarios seleccionados. Veamos a continuación algunos ejemplos de lo comentado.

El comentarista especializado de La Nación en su edición del 21 de diciembre, destacó sin dudar, que “de todo el repertorio “sui géneris” de Pedro Muñoz Seca, es lo mejor sin duda alguna (…) Podrán hacerse objeciones y formularse reparos, pero no puede regatearse al “diabólico” Muñoz Seca, que la idea de escribir una tragedia del siglo XII en versos llenos de sonoridad y de retruécanos es una idea muy original y muy graciosa”(…) Yo confieso que La Venganza de Don Mendo me hizo reír de muy buena gana y que me pareció admirable la difícil facilidad con que está escrita y tramada. La presentación de la obra es en definitiva una alarde de riqueza y de gusto, con una música original y muy linda del joven maestro Moreno Torralba”

La Época señalaba, en la misma fecha, aunque en un tono más comedido que: “tuvo buena fortuna, hizo reír y fue aplaudida al final de todos los actos, siendo llamado el autor a escena”. Para sentenciar que “la obra tiene gracia y está escrita con desenvoltura”.

En días sucesivos las crónicas especializadas en el mundo del espectáculo irían prestando más atención a este fenómeno, pero sin abandonar la misma línea halagadora. La España el 26 de diciembre señalaba que, “tanto por la trama como por la versificación es divertida e ingeniosa en grado sumo. Hay escenas y detalles que causan verdadera maestría”.del mismo modo El Nuevo Mundo el 27 de diciembre, la define como una “graciosísima parodia de las imitaciones melodramáticas del Teatro Clásico, que mantiene al público en constante carcajada”

La crítica es unánime en insistir en la “labor primorosa de los actores para hacer esta parodia”, destacando La Nación a Juan Bonafé (D. Mendo) “que supo dar a su difícil personaje el justo matiz caricaturesco” y a Carmen Giménez (Magdalena)“ que estuvo bellísima y muy acertada”. A estos insignes intérpretes habría que añadir “nuevos laureles”, porque “fue un acierto continuo en la interpretación”, al resto del reparto: Manuel González, Zorrilla, Juan Espantaleón, Mariano Asquerino, Moreno, Pereda, Adelita Carbone, Irene Alba, Aurora Redondo…

Objeto de “sincera alabanza” fue también la indumentaria y el decorado manejado. El diario El Sol en un artículo publicado el 22 de diciembre proclama: “Rara vez hemos visto en nuestro teatro una obra de época propuesta con tanta propiedad y riqueza (…) Las telas son riquísimas y perfectamente relacionadas en sus tonos, formándose cuadros de un conjunto altamente armónico (…) Por el escrúpulo y esplendor con que la obra ha sido montada merece la Empresa una cumplida enhorabuena”

Como vemos, la fama y la popularidad acompañó a esta realización desde un primer momento, convirtiéndose en una de las obras más representadas en España, y al autor en una sólida apuesta de triunfo para los empresarios en los años sucesivos.

 

Publicado en curiosidades, Historia | Deja un comentario

LA CONFERENCIA DE ALGECIRAS… O ¿ DE MADRID?. 1906

 

Más allá del desarrollo y de los acuerdos alcanzados en el Acta final de la Conferencia de Algeciras (1906), que establece el reconocimiento internacional de los protectorados español y francés en Marruecos, quisiera subrayar en este artículo un asunto menos conocido y que trajo algún que otro quebradero de cabeza a los diplomáticos. Me refiero a la cuestión de la propuesta de cambio de sede, debido a las dudas sobre la capacidad organizativa de la ciudad andaluza, barajándose alternativas como Tánger, Sevilla, Málaga o Madrid. La capital era la preferida por los alemanes como sede de la Conferencia, tal y como señala el ABC: “Sabiendo el Gobierno de Berlín que no había habitaciones suficientes en el Hotel Reina Cristina de Algeciras, se dirigió al Gobierno español diciéndole que necesitaba 16 habitaciones para sus delegados, pues no quería que éstos viviesen separadamente. Madrid respondió que en Algeciras no había ese número de habitaciones disponibles, y que de insistir en esa pretensión, la Conferencia no podría celebrarse en Algeciras. De aquí la proposición de celebrarla en otro sitio”. Incluso se recoge el rumor de que la Conferencia se iniciaría en Algeciras, pero posteriormente se trasladaría a Madrid, a fin de que los embajadores pudiesen asistir a la boda de la hermana de Alfonso XIII, la infanta María Teresa de Borbón con su primo Fernando de Baviera, que se iba a celebrar a mediados de enero en el Palacio Real.

Sin embargo estos movimientos de última hora, apenas unos días antes del comienzo de las sesiones, son vistos por los observadores como una maniobra alemana, “para provocar voluntaria y necesariamente el aplazamiento de la Conferencia. ¿Será tal vez, que Alemania comprende, que nada le queda por hacer en la Conferencia?” Y aunque naciones como Italia, Estados Unidos, Portugal, Holanda o Suecia como señala el Liberal, habrían aceptado “sin reservas” que la Conferencia se celebrase en Madrid, el Sultán de Marruecos era totalmente opuesto, “reclamando a todo trance que se reúna en Algeciras la Conferencia, conforme venía anunciándose hasta hace poco”. La única alternativa que podía contemplar el monarca marroquí era optar por la ciudad de Tánger: “En caso de que en Algeciras hubiese falta de comodidad para albergar un número crecido de diplomáticos, el sultán ofrece Tánger, donde se puede disponer de lugar suficiente”. Las publicaciones nacionales, no obstante subrayan, como el Heraldo de Madrid que: “No es España, sino Europa, de acuerdo con el Sultán, la que fija la sede de la Conferencia (…) España tiene que inclinarse ante la voluntad de las potencias y singularmente de Alemania y de Francia”

En cualquier caso la opinión generalizada en los “centros diplomáticos”, era pensar que “las dificultades que resultan de la carencia de alojamientos en Algeciras, acabarían por desaparecer y que la Conferencia podría celebrarse en dicha ciudad y en la fecha primitivamente determinada”.  Y por ello en el ABC se insiste en que debemos los españoles deleitarnos ante esta oportunidad: “Regocijémonos. La Conferencia internacional, después de hacernos el honor de escoger una población española para sus reuniones ha elegido su presidente a nuestro ministro de Estado. Ahora puede decirse, en el mejor sentido de la frase, que se trata de una Conferencia pour L’Espagne et le Maroc”.

 

ABC 22,23,27,28 de diciembre de 1905

El Liberal 23 25,27 de diciembre 1905

Heraldo de Madrid 26 de diciembre 1905

 

 

 

Publicado en Historia | Deja un comentario