LA CONFERENCIA DE ALGECIRAS… O ¿ DE MADRID?. 1906

 

Más allá del desarrollo y de los acuerdos alcanzados en el Acta final de la Conferencia de Algeciras (1906), que establece el reconocimiento internacional de los protectorados español y francés en Marruecos, quisiera subrayar en este artículo un asunto menos conocido y que trajo algún que otro quebradero de cabeza a los diplomáticos. Me refiero a la cuestión de la propuesta de cambio de sede, debido a las dudas sobre la capacidad organizativa de la ciudad andaluza, barajándose alternativas como Tánger, Sevilla, Málaga o Madrid. La capital era la preferida por los alemanes como sede de la Conferencia, tal y como señala el ABC: “Sabiendo el Gobierno de Berlín que no había habitaciones suficientes en el Hotel Reina Cristina de Algeciras, se dirigió al Gobierno español diciéndole que necesitaba 16 habitaciones para sus delegados, pues no quería que éstos viviesen separadamente. Madrid respondió que en Algeciras no había ese número de habitaciones disponibles, y que de insistir en esa pretensión, la Conferencia no podría celebrarse en Algeciras. De aquí la proposición de celebrarla en otro sitio”. Incluso se recoge el rumor de que la Conferencia se iniciaría en Algeciras, pero posteriormente se trasladaría a Madrid, a fin de que los embajadores pudiesen asistir a la boda de la hermana de Alfonso XIII, la infanta María Teresa de Borbón con su primo Fernando de Baviera, que se iba a celebrar a mediados de enero en el Palacio Real.

Sin embargo estos movimientos de última hora, apenas unos días antes del comienzo de las sesiones, son vistos por los observadores como una maniobra alemana, “para provocar voluntaria y necesariamente el aplazamiento de la Conferencia. ¿Será tal vez, que Alemania comprende, que nada le queda por hacer en la Conferencia?” Y aunque naciones como Italia, Estados Unidos, Portugal, Holanda o Suecia como señala el Liberal, habrían aceptado “sin reservas” que la Conferencia se celebrase en Madrid, el Sultán de Marruecos era totalmente opuesto, “reclamando a todo trance que se reúna en Algeciras la Conferencia, conforme venía anunciándose hasta hace poco”. La única alternativa que podía contemplar el monarca marroquí era optar por la ciudad de Tánger: “En caso de que en Algeciras hubiese falta de comodidad para albergar un número crecido de diplomáticos, el sultán ofrece Tánger, donde se puede disponer de lugar suficiente”. Las publicaciones nacionales, no obstante subrayan, como el Heraldo de Madrid que: “No es España, sino Europa, de acuerdo con el Sultán, la que fija la sede de la Conferencia (…) España tiene que inclinarse ante la voluntad de las potencias y singularmente de Alemania y de Francia”

En cualquier caso la opinión generalizada en los “centros diplomáticos”, era pensar que “las dificultades que resultan de la carencia de alojamientos en Algeciras, acabarían por desaparecer y que la Conferencia podría celebrarse en dicha ciudad y en la fecha primitivamente determinada”.  Y por ello en el ABC se insiste en que debemos los españoles deleitarnos ante esta oportunidad: “Regocijémonos. La Conferencia internacional, después de hacernos el honor de escoger una población española para sus reuniones ha elegido su presidente a nuestro ministro de Estado. Ahora puede decirse, en el mejor sentido de la frase, que se trata de una Conferencia pour L’Espagne et le Maroc”.

 

ABC 22,23,27,28 de diciembre de 1905

El Liberal 23 25,27 de diciembre 1905

Heraldo de Madrid 26 de diciembre 1905

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s