LA LLEGADA DE LAS TROPAS DE ÁFRICA. MADRID 1860

La recepción y agasajos ofrecidos por los españoles al ejército victorioso de la guerra de Marruecos en 1860, junto con la escalada belicista que se desarrolló durante el conflicto hispano – estadounidense del 98, la crisis de las Carolinas de 1885 y el entusiasta recibimiento al Rey tras su polémico viaje por tierras francesas y alemanas en 1883, constituyen los episodios más destacados de efervescencia patriótica en la segunda mitad del XIX.

Las tropas llegadas de África en la primavera de 1860, se instalaron en un campamento en las afueras de la capital, en “la dehesa de Amaniel, entre las tapias de la Moncloa y la obras del Canal de Lozoya a la izquierda del Camino de Francia”. Con el paso del tiempo este emplazamiento daría origen al popular barrio de Tetuán de las Victorias. En este enclave se brindó un gran banquete a los oficiales de las huestes, y además el Ayuntamiento ofreció un servicio especial de ómnibus, desde diferentes puntos de la ciudad, para que los vecinos que lo deseasen acudiesen al lugar a contemplar a las tropas.

Madrid, como el resto de ciudades españolas que acogían la llegada de nutridos grupos de soldados y voluntarios, se engalanó para darles la bienvenida: Arcos del triunfo, colgaduras, banderas, inscripciones conmemorativas, alfombras de flores, guirnaldas, iluminaciones, bandas de música, corridas especiales de toros, funciones distinguidas en los teatros, “socorros extraordinarios” de pan, vino, carne, chorizo, arroz y cigarros” para las clases menesterosas, reparto de limosnas, soldados heridos trasladados por los coches de la grandeza (…) Toda esta pasión se puede constatar en las siguientes crónicas:

“La capital de la Monarquía saluda hoy con gritos entusiastas a nuestro ejército invicto. España, toda España se asocia hoy a la Corte para celebrar la vuelta de los valientes que en África han conquistado un nombre imperecedero”

“En Madrid está hoy España entera. Los aplausos de los madrileños son los de todos los españoles, sin distinción de clases y partidos, y esos aplausos son la más hermosa, la más envidiable corona para el ejército español”

“Los valientes de África han sido recibidos en todas partes con sin igual entusiasmo (…) A la simple noticia de que entraba el otro día en Madrid un regimiento, toda la población acudió a saludar y a vitorear a los soldados, se les echaron coronas, se les dieron vivas, y una multitud se agolpaba a abrazarlos y obsequiarlos de tal suerte que su marcha desde la estación al cuartel duró varias horas. El día en que todo el ejército haya vuelto al seno de la patria, será de gran júbilo para el país ansioso de volver a ver a sus hijos después de tantas penalidades y fatigas”

“El domingo por la noche presenciamos una de las escenas más conmovedoras que puedan afectar el corazón humano. Nuestros valientes de África, tostados por la intemperie, robustecidos por las fatigas, al eco de las músicas guerreras y entre las aclamaciones del pueblo, penetraban en la capital, alborozadas las almas, humedecidos los ojos y caminando con la marcial firmeza y gallardía que distingue a la raza española. Hombres, niños, mujeres innumerable multitud con pañuelos, con antorchas, con gritos de júbilo festejaban la bienvenida de los hijos de la patria, que tan alto han sabido poner el nombre español con su esfuerzo y bravura”

 “¡Qué espectáculo ha dado el pueblo español! ¡Qué unanimidad de sentimiento! ¡Qué generosidad! ¡Qué gratitud! ¡Qué entusiasmo! El día de ayer ha demostrado elocuentemente cual noble es este pueblo, cuánto le anima el más puro patriotismo. Él se encargó ayer de dar al ejército de África el mayor premio que ha recibido: el recuerdo de su entrada en Madrid y la ovación que ha tenido lugar y que durará en su memoria eternamente, y será por él considerado como el galardón más precioso a que podía esperar”

“Nuestros propósitos se han cumplido. El pueblo de Madrid, entusiasta y digno como siempre, ha correspondido en esta ocasión a lo que cabría esperar de sus sentimientos patrióticos y de su cariño de los héroes de África (…) Orgulloso debe estar el ejército por la acogida que los ha hecho el pueblo de Madrid”

La guerra proporcionó una ingente cantidad de crónicas periodísticas, poemas, coplillas, pinturas, esculturas y un sinfín de manifestaciones artísticas que pretendían enaltecer el botín y la gloria conquistada. No se escatimaron gastos, inclusive, no faltaron voces que demandaban un mayor derroche: “Nos parece muy bien que el Ayuntamiento de Madrid acoja de una manera digna al heroico ejército de áfrica. Según el diario La Época, no baja de un millón de reales la cantidad que el consistorio de Madrid destina a los festejos”

“¿No es por ventura la reciente campaña de áfrica asunto digno de esculpirse en piedra y de transmitirse a la posterioridad con un grandioso monumento? Creemos que el ejército y el pueblo de Madrid verían con mayor placer que lo que se ha de invertir en arcos de follaje, que hoy se levanta y mañana desaparece, se empleara en dar principio a la construcción de un suntuoso arco del triunfo, que como la Puerta de Alcalá sirviese de ornato a la capital, y al mismo tiempo fuese una historia viva de la resurrección de la gloria nacional (…) Los pueblos que estiman en algo su gloria y su poder, no escriben su historia en hierbas y flores sino en mármoles y bronces”  Se recordaba igualmente que desde la construcción de la Puerta de Toledo en 1827, no se había levantado en Madrid un monumento de “gloria nacional”.

Fuentes:

La Iberia

La Época

La Discusión

La Correspondencia de España

El Pensamiento Español

La España

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s