LA PROLONGACIÓN DE LA CASTELLANA. LA COLOCACIÓN DE LA PRIMERA PIEDRA DE NUEVOS MINISTERIOS, 1933

Imagen

“Año de gracia de 1933 (…), de gracia, de suerte y de fortuna para Madrid y para los madrileños que amen a su “patria chica” con verdadero entusiasmo. Año en el que se inician, se impulsan y se desarrollan con velocidad fantástica, con celeridad de vértigo, una de las obras a realizar más importantes en la capital de España y que marcarán una época en la historia matritense”  Heraldo de Madrid.

Estas líneas expresan el sentir general de los madrileños ante la grandeza del proyecto: la ampliación de la Castellana, la edificación de las nuevas dependencias ministeriales y la construcción del enlace ferroviario subterráneo que uniría las estaciones de Atocha y la programada estación de Chamartín. Para  llevar a cabo este propósito resultaba imprescindible la demolición de antiguo hipódromo de la Castellana, aspecto éste que se llevó a cabo nada más iniciarse el año. La temporada hípica se desarrollaría en Aranjuez y al mismo tiempo, se acometerían las obras para la construcción de un nuevo hipódromo en los terrenos seleccionados del Pardo.

 

Imagen

En esta ilustración apreciamos el final de la Castellana (Plaza actual de San Juan de la Cruz), y parte de la curva que dibujaba el recorrido del antiguo hipódromo. A partir de este punto, comenzarían las obras para la ampliación del Paseo y la construcción de los Nuevos Ministerios.

Imagen

Plano publicado en prensa de los Nuevos Ministerios

El día de la inauguración se hizo coincidir con los festejos que conmemoraban el 2º aniversario de la II República. Las principales autoridades tanto a nivel central como a nivel regional y municipal se encontraban presentes en el acto: “Después de los saludos de rigor, el Presidente de la República procedió a la inauguración de la prolongación de la Castellana. La nueva vía estaba tapada con una valla, que se abrió automáticamente al cortar su excelencia con un hacha de plata las cintas que sujetaban el cierre automático. Cuando el Presidente cortó dichas cintas, las vallas describieron un gran círculo, quedando convertidas en mástiles, en las cuales ondeaban la bandera nacional. El público acogió con nuevos aplausos la apertura de la nueva vía”. 

A continuación: “el Presidente de la República, el de las Cortes, el del Gobierno y todos los ministros y personalidades recorrieron el nuevo paseo entre aclamaciones y vítores de la muchedumbre, difícilmente contenida por las fuerzas de Asalto que formaban cordones en los andenes de la vía”

 

Imagen

En la parte izquierda apreciamos al alcalde de Madrid, D. Pedro Rico firmando el pergamino, mientras que en la derecha observamos al Presidente de la República cortando la cinta protocolaria.

Imagen

Aspecto general de la ampliación de la Castellana

Por otro lado, se llevó a cabo el entierro de una arqueta de piedra que contenía: “un pergamino que firmaron las autoridades, monedas de oro, recortes de periódicos de la mañana con información sobre esta obra y de los actos conmemorativos de la II República”. El texto del pergamino era el siguiente: “En el día de hoy, 2º. aniversario de la República, su excelencia el Presidente de la República D. Niceto Alcalá Zamora y Torres, acompañado del Gobierno, Diputación y Ayuntamiento madrileño, colocó la primera piedra del edificio destinado a los ministerios de Obras Públicas, Gobernación y Agricultura, y Dirección General de Seguridad”

 

Imagen

Colocación de la primera piedra del edificio destinado a Ministerio de Obras Públicas e iniciación de los trabajos del ferrocarril de enlace.

He querido rescatar alguna de las frases, en mi opinión más interesantes, de los breves discursos pronunciados por el ministro de Obras Públicas, Indalecio Prieto y del Presidente de la República, Alcalá Zamora. El Ministro se mostraba así de exultante “(…) La inauguración de la prolongación de la Castellana, que era un ansia madrileña de muchos años, y que en virtud de la cooperación que el Estado ofrece al engrandecimiento de Madrid, ha quedado abierta y ultimada por esta calzada en 45 días laborables. Acaba también el señor Presidente de la República de inaugurar los trabajos de la Estación subterránea del ferrocarril de enlace, también acometidos generosamente por el Estado para el engrandecimiento de Madrid. Y en este instante va a colocar la 1ª piedra de los edificios que aquí se van a levantar con destino a los ministerios de Gobernación, de Agricultura y de Obras Públicas. Todo ello revela el esfuerzo que la República hace por el engrandecimiento de Madrid (…) Señor Presidente, pueblo de Madrid, España entera:”Esto es lo que hemos hecho”, en vez de limitarnos a repetir: “Esto es lo que hemos dicho”

 

Imagen

Indalecio Prieto en el momento de su intervención

De la alocución del Presidente destaco el momento en el cual dice apostar por el progreso y la modernidad, señalando el peligro del inmovilismo capitolino. Dicha idea queda resumida en estas palabras:”¡Desdichada la ciudad que sólo fiara su porvenir a rango de Corte, a lujos de capitalidad, a la vez anémica y congestionada (…)

La jornada continuó, además del pertinente luch para las autoridades, con un colorido y animoso desfile del ejército por el Paseo de la Castellana, acto habitual en cada aniversario de la II República.

Imagen

Fuentes manejadas:

El Sol, 16 de abril de 1933 y 3 de enero de 1933

La Voz, 15 de abril de 1933

Heraldo de Madrid, 2 de enero de 1933

Mundo Gráfico, 19 de abril de 1933

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s