EL PRIMER MITIN DE LA SOCIEDAD DE AFRICANISTAS. TEATRO DE LA ALHAMBRA, MADRID 1884

Las corrientes africanistas no afloraron en España hasta después del conflicto hispano marroquí de 1859-60. En esta contienda la prensa llevó a cabo una intensa labor publicística, arrastrando a los españoles a un fervor patriótico sólo comparable al originado años después con el conflicto de las Carolinas (1885), y la pugna hispano-estadounidense de 1898. Sin embargo hubo que esperar hasta las décadas de los años 70 y 80, y por imitación de lo que ocurría en otros países europeos, para que en España se generaran sociedades, entidades, congresos, conferencias de carácter científico o comercial, con África como gran protagonista.

La Sociedad de Africanistas fue establecida en diciembre de 1883, como señala el historiador Juan B. Vilar, con el fin de:“impulsar y coordinar una intensa campaña de sensibilización de la opinión pública y de los círculos gubernativos sobre la conveniencia de una participación española en el descubrimiento, exploración y reparto europeo del vecino continente”. La presentación oficial de este ambicioso programa tuvo lugar el 30 de marzo de 1884, en el madrileño teatro de la Alhambra.

El teatro registró un aspecto extraordinario, 1500 personas abarrotaron la sala, “consagrando durante 4 horas enteras su atención a uno de esos problemas africanos que hoy tienen el privilegio de absorber una gran parte de la actividad intelectual, comercial e industrial de los pueblos cultos”. Entre los asistentes predominaban la alta burguesía y las clases medias, es decir: políticos, diplomáticos, profesores, militares, periodistas, industriales, comerciantes…, en definitiva como indican las crónicas, “localidades ocupadas por distinguido concurso, del que también formaban parte muchas damas”.

El acto comenzó a las 21 horas y tuvo como principales protagonistas a Francisco Coello, presidente de la asociación, y al intelectual Joaquín Costa. El pensamiento que expuso el Sr. Coello queda perfectamente resumido en estas líneas: “No tenemos política, ni buena ni mala en Marruecos, los estadistas españoles no se ocupan sino accidentalmente del vecino imperio, y entre tanto franceses e ingleses lo van invadiendo poco a poco y ya está próximo el día en que aquellos o éstos se apoderen de él”.

Joaquín Costa haciendo gala de sus conocimientos de historia, “trazó un detenido y concienzudo paralelo histórico de España y Marruecos para demostrar los lazos que la geografía, historia y raza establecen entre aquellos 2 pueblos y a pesar de los cuales viven separados”. Para concluir que “ambas naciones deben renunciar a su respectiva conquista, y puesto que Marruecos cumplió con su misión en la Edad Media creando la civilización en España, ahora nos corresponde a nosotros, crearla allí y ser garantía de su independencia contra Inglaterra y Francia”.

Notable fue también la intervención del Sr. Saavedra, académico de la Historia, que puso énfasis en la necesidad de reformas en las posesiones españolas en África (Ceuta, Melilla, Chafarinas…): “Debe darse nueva organización en aquellos presidios y establecer una penitenciaría militar en Ceuta y otra civil en Melilla. La organización política, administrativa y judicial, entregada hoy al elemento militar, sea la misma que en España. Crear allí ayuntamientos, registros de la propiedad, facilitar la entrada de rifeños y hasta permitirles habitar y crear barrios en dichas poblaciones. Procurar que todos los empleados civiles, militares y diplomáticos conozcan el árabe, y que el gobierno proteja las misiones que facilitan la enseñanza”. Otros asunto interesante que se abordó, fue el estudio del asentamiento de Santa Cruz de la Mar Pequeña (Sidi Ifni), desde el siglo XVIII hasta la fecha del mitin.

La opinión pública en general aplaudió la celebración de la reunión, especialmente los círculos militares y empresariales, resaltando además su carácter pacífico y misional, tal y como podemos advertir en algunos periódicos: “Para los que creemos que España tiene mucho que esperar de su influencia en Marruecos, reviste verdadera importancia el meeting celebrado ayer en el Teatro de la Alhambra, por la Sociedad Española de África (…) La nota pacífica y patriótica predominó en todos los discursos, el tema conquistas y anexiones quedó a un lado. No se habló de otra invasión que de la invasión comercial, ni de más conquista que de la conquista intelectual”.

 Lo cierto es que a partir de entonces, no tardaron en cuajar numerosos proyectos que se tradujeron en varias expediciones al Sahara y Guinea.

Fuentes manejadas:

El Correo Militar, 31 de marzo de 1884

El Día, 31 de marzo de 1884

El Imparcial, 31 de marzo de 1884

El Liberal, 31 de marzo de 1884

La política exterior de España de 1800 hasta hoy. Coordinador Juan Carlos Pereira. 2010 Editorial Planeta

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s