HISTÓRICA VISITA DE LOS REYES DE ITALIA A ESPAÑA.1924

Imagen

La histórica visita de los reyes de Italia a España ( junio de 1924), se produjo apenas unos meses después del viaje de nuestros monarcas, junto con Primo de Rivera, a Italia. El dictador jerezano pretendía estrechar lazos con el país mediterráneo, por ello quedó frustrado por la no presencia del caudillo italiano junto a los reyes transalpinos. Los reyes españoles habían manifestado reiteradamente su satisfacción por las “imponentes” y “amabilísimas” demostraciones que habían sido constantemente objeto la Reina y el Rey, por parte de los soberanos, del gobierno, y del pueblo italiano, “llegándoles  al alma”.

En este post quiero mostrar el entusiasmo de los españoles, representado en esta ocasión por los madrileños, durante el periplo de los soberanos italianos en nuestro país. Madrid fue el epicentro y donde se produjeron los actos más significativos, pero en ciudades como Valencia o Barcelona, lugares de arribada y partida de la comitiva italiana en España, se exhibió el mismo apasionamiento. Por ejemplo, tras el paso del séquito por la ciudad del Turia podemos leer en prensa: “El pueblo valenciano ha hecho un recibimiento cariñosísimo a los soberanos de Italia, en el que ha demostrado una vez más su hidalguía y su buen gusto artístico. Los Reyes quedaron deslumbrados por la belleza de la ciudad levantina por su luz y sus flores, de las que se hizo verdadero derroche, dando a la fiesta del recibimiento caracteres de inusitada brillantez. No podía hacer menos aquella tierra de entusiasmos y de admirable exaltación artística”

Imagen

Embarcadero en Valencia momentos antes de la llegada de los Reyes italianos

En Madrid como señalé anteriormente, los Reyes acudieron a numerosos actos y festejos. Los más sonados y seguidos, fueron sus apariciones en el Teatro Real, Museo del Prado, Real Fábrica de Tapices, en la gran fiesta celebrada en el Palacio de los Duques de Alba y Palacio Ducal de Montellano, en la Recepción en la Embajada de Italia o la Revista efectuada en el Paseo de Rosales, al Regimiento de Saboya. Además, aprovechando la cercanía de la capital, se desplazaron a los Reales Sitios de Aranjuez, El Escorial y la ciudad imperial de Toledo. Del mismo modo cabe destacar, el banquete multitudinario celebrado en Hotel Ritz en “honor” a los periodistas italianos que cubrían el acontecimiento.

Los Reyes italianos llegaron a la capital por tren procedentes de Valencia. En la estación de Atocha y tras sonar los acordes del Himno italiano, los soberanos españoles e italianos “se abrazaron y besaron”. A continuación el alcalde Sr Alcocer leyó un emotivo discurso:

“En nombre de Madrid, cuya representación genuina ostento, como presidente de su Ayuntamiento, me cabe la honra de dirigiros el saludo de España, y su más cordial y entusiasta bienvenida. Dignaos, Señor, Señora a aceptarla, como la expresión sincera y respetuosa de la admiración reverente que Madrid siente hacia Vuestras Reales personas, cuya labor augusta en la paz y en la guerra ha llegado con su prestigio al corazón de nuestro pueblo, para llenarlo, no sólo de admiración, sino de ferviente afecto devotísimo por Vuestras Majestades. Dignaos también ver en el saludo de Madrid, el entusiasmo de nuestro pueblo por la prosperidad de la confraternidad latina, de su amor por el ilustre pueblo italiano y por Roma inmortal metrópoli de la raza”

El trayecto que había que cubrir desde la estación de Atocha al Palacio, que fue realizado en una hora y bajo un “tiempo espléndido”, provocó que toda Madrid “se echase a la calle desde las primeras horas de la mañana”. Todos los balcones del trayecto fueron engalanados con colgaduras y banderas de los colores italiano y español (…) Los balcones se hallaban materialmente atestados, además de agolparse la gente en plazas, calles y bocacalles. Las tribunas levantadas presentaban brillantísimo aspecto (…)”

Una breve crónica del trayecto sería la siguiente: “A la entrada del Paseo de Trajineros (Paseo del Prado) se instaló un arco con una inscripción que decía “Madrid a los Reyes de Italia”. A los lados del Paseo se agolpaba mucha muchedumbre, destacando entre el gentío, los maestros de las escuelas con sus alumnos, llevando la mayoría pañuelos y banderas de los colores nacionales. Al aparecer los coches de los Reyes eran aplaudidos y ovacionados. De la tribuna establecida en la Plaza de Cánovas arrojaron numerosos ramos de flores. En la Puerta del Sol los Reyes recibieron también clamorosas ovaciones del Ministerio de Gobernación, donde muchas damas que ocupaban los balcones, agitaban pañuelos de colores. Como en otros puntos, las bandas de música situadas aquí interpretaban al paso de la comitiva la Marcha Real italiana.

Imagen

La comitiva a su paso por el Paseo del Prado

Durante el trayecto por la Calle Mayor continuaron las ovaciones, y al llegar al Ayuntamiento la comitiva se detuvo. Acto seguido el Sr. Alcocer depositó en manos del Rey Víctor Manuel un mensaje que artísticamente transcrito en pergamino dice así: “Señor, Señora, el Ayuntamiento de Madrid, que grabará en letra de oro la fecha memorable en que llegásteis a esta capital, os envía en este mensaje, la expresión de reverencia y de respetuoso amor del pueblo a quien represento”.

Puesta en marcha la comitiva, llegó a Palacio Real en medio de aclamaciones entusiastas de la multitud, que se apiñaba detrás de las tropas que abrían la carrera. Los edificios oficiales del trayecto lucían también escudos y enseñas de Italia y España. En la Plaza de la Armería, mientras varias escuadrillas de aeroplanos evolucionaban sobre la comitiva, ésta atravesó por entre las 2 filas, que formaba la guardia exterior, cuya banda de música interpretaba la Marcha Real de Italia”.

Por último señalar el notable despliegue del Ejército y de la Guardia Civil. Abreviadamente, la disposición de las fuerzas castrenses publicada en la prensa, fue la siguiente: A lo largo de la Calle Bailén se hallaba formada la Guardia Civil, mientras que en la Calle Mayor los alumnos de las Academias Militares se desplegaban hasta la esquina de Tournié. El resto de la Calle Mayor, de la Pueta del Sol y de toda la Calle de Alcalá lo cubría una división de Infantería. El Paseo del Prado y la Glorieta de Atocha fueron ocupados por una brigada mixta y una brigada de la Guardia Civil. El Paseo de Recoletos y la Calle de Alcalá hasta la Plaza de la Independencia, fue el lugar elegido para el emplazamiento de 2 brigadas de Artillería y una División de Caballería.

Imagen

Reinas de España e Italia (Victoria Eugenia y Elena)

Imagen

Víctor Manuel III

Imagen

Elena de Italia

El Globo: 9 de junio de 1924

Mundo Gráfico: 11 de junio

ABC: 9 y 10 de junio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a HISTÓRICA VISITA DE LOS REYES DE ITALIA A ESPAÑA.1924

  1. J. Montella dijo:

    La reina de Italia no era Elena Petrovich? Margarita era la esposa de Humberto I y madre de Víctor Manuel III

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s