MR. HARRY BUSTEED, EL HOMBRE-PÁJARO EN MADRID

Imagen

Mr, Harry Busteed (tercero por la derecha)

Mucha fascinación causó en Madrid el vuelo del intrépido y afamado aviador inglés Harry Busteed. El célebre vuelo sobre Madrid (1912), le valió la obtención de la Copa Avial. Con algún día de retraso de la fecha establecida para el evento, a consecuencia del intenso viento que azotaba la capital por aquellas fechas, la mañana del 19 de febrero el piloto comenzó a elevarse desde el aeródromo de Cuatro Vientos: “Se dirigió en línea recta hacia la estación de Atocha, sobre la que hizo un viraje, continuando por encima del Botánico hasta la Cibeles. Desde allí puso rumbo a Palacio, regresando luego a Carabanchel, en un vuelo recto admirable (…) El emocionante espectáculo, despertó la admiración y el aplauso de cuantos tuvieron la suerte de presenciarlo, llamando la atención la limpieza y seguridad de los virajes, que demostraron ampliamente el pasmoso dominio del aparato tripulado por el hombre- pájaro, en este nuevo experimento realizado sobre Madrid”. La silueta de la aeronave asemejaba a los ojos de los madrileños “una enorme águila con sus alas extendidas”.

Como señalé anteriormente, la realización del vuelo le supuso la consecución de la Copa Avial, competición instituida un año antes. Las bases para la presente edición habían sido fijadas de la siguiente manera:

1. El concurso será concedido al primer aviador que efectúe el recorrido Plaza de Castelar (Cibeles) al Palacio Real, dando vuelta por encima de éste.

2. El Punto de salida será a elección del aviador siempre que diste más de 2 km. de dicha plaza Castelar.

3. Condición indispensable aterrizar en el punto de salida.

La prueba además tenía un significado especial, ya que como señalaba  la Revista Gran Vida“Los nuevos Reglamentos de policía aérea, que no tardarán en regir en Madrid, prohibirán el vuelo de aviadores sobre las ciudades, despidiéndose por tanto con esta prueba los madrileños, de ver volar sobre la capital”.

Imagen

El aparato a su paso por Atocha. En este emplazamiento Harry Busteed tuvo que sortear una fuerte corriente de viento que le hizo desviarse levemente de la ruta establecida.

El aviador británico había realizado unos días antes otro importante hito. El hábil piloto llevó a cabo con su biplano Bristol un “interesantísimo vuelo desde el puesto de aviación militar de Cuatro Vientos a Guadalajara y regreso (…) Efectuó salida a las 10 horas y 2 minutos de la mañana, tomando tierra felizmente ambos aviadores (el coronel Vives acompañó al británico como pasajero en el viaje de ida), en el polígono de Guadalajara a las 10,50 minutos. Después de un breve descanso, el piloto Harry Busteed invitó a subir al capitán Barrón, y a las 12,40, salieron de Guadalajara con rumbo a Cuatro Vientos, teniendo que aterrizar por causa del viento en Vicálvaro”.

Mundo Gráfico: 21 y 28 de febrero de 1912

Revista Ilustrada de Sports Gran Vida: febrero 1912, Número 105

La Correspondencia de España: 20 y 24 de febrero de 1912

Anuncios
Esta entrada fue publicada en curiosidades, Historia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s