UNA INNOVACIÓN EN LA CIRCULACIÓN. LOS PRIMEROS PASOS DE PEATONES EN MADRID

 En octubre de 1924 comenzó la instalación de los primeros pasos de peatones en la capital de España. La noticia fue muy bien acogida:”Al fin se han acordado las autoridades municipales de los peatones…Ya entran en vigor los pasos “agravantes” ¡Cuidado, señores chauffeurs! no nos atropelléis en los pasos que señala el ayuntamiento. Fuera de ellos, el asunto cambia, vuestra responsabilidad se atenúa y aún así se os considera como unos ciegos castigadores de las imprudencias que cometemos los que transitamos a pie”

   La crónica se amplía con la siguiente notificación: “Los chauffeurs respetarán estos pasos, aunque en ellos no esté el guardia, parando si hay público e indicándole ellos mismos que pasen sin temor. La Alcaldía- Presidencia estima que con esta nueva disposición, se encauzará la corriente circulatoria de peatones en los sitios convenientes para evitar peligros, pero desde luego desea atender y admitirá gustosamente cualquier indicación que se le haga nacida de las experiencias que la realidad imponga para perfeccionar el sistema”

  Se ofreció en la prensa una relación de las calles y plazas, con la ubicación exacta “de las franjas para el paso de los peatones”  Los “pasos” ocuparían diversas zonas en: La Puerta del Sol, la calle Alcalá, el Paseo de Recoletos, calle de Génova, Plaza del Callao, Glorieta de Bilbao, Glorieta de Atocha, Gran Vía, Fuencarral, Montera, calle Atocha, y Antón Martín 

  Estas medidas se enmarcan en un contexto de preocupación de las autoridades, a nivel internacional por el aumento de accidentes automovilísticos. A lo largo de ese año de 1924 en diversas ciudades del mundo, como Washington o Anderlecht, se impulsaron campañas conocidas como “La Semana de la Circulación” con el fin de concienciar a la población de “los crecientes peligros que originan los medios de locomoción modernos” Se fijaban en las calles principales y en los sitios más visibles carteles con figuras y leyendas del tipo: “Niños: no subáis a la trasera de los coches” o “Las calles no se han hecho para que jueguen los niños“. Además  los maestros en los colegios daban consejos y enseñanzas a sus alumnos sobre esta cuestión, se iniciaban ciclos de conferencias, en los cines se reproducían documentales en los que “se indicaba cómo debía caminarse por las calles para no sufrir accidentes”. Esta pedagogía se decía, se echaba en falta en nuestro país.

 Fuente: El Imparcial 16 de octubre

Anuncios
Esta entrada fue publicada en curiosidades, Historia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s