EL “DIVINO” RICARDO ZAMORA. RZ1

 Lo que corresponde a estas fechas estivales en el ámbito deportivo y pricipalmente en el  mundo del fútbol es hablar del mercado de fichajes, de las salidadas y las nuevas incorporaciones. Al hilo de dichos traspasos son recurrentes los comentarios acerca del precio de los traspasos, del revuelo “mediático” que provoca el manejo de cantidades tan elevadas, de su rentabilidad o de lo ético de dichos desembolsos. En el fútbol español el primer fichaje de estas características  y que convulsionó la sociedad española, fue la transferencia de Ricardo Zamora del  RCD Español al Real Madrid en 1930, en un momento además,en el cual se debatía en muchos círculos la conveniencia o no del  fútbol profesionalizado.En este post quiero describir lo que significó aquel espectacular fichaje y sobre todo exponer las sensaciones y pensamientos, que el “Divino” manifestó en aquellas jornadas de mediados de septiembre de 1930.

 Se publicó que el montante de la operación ascendió a 250000 ptas, de las cuales 100000 irían íntegras al jugador barcelonés y las restantes 150000 al club catalán. La ficha del jugador sería de 3000 ptas al mes, más las correspondientes primas según la clasificación del equipo merengue. Las especulaciones de las cantidades a pagar fueron constantes, pues como se publica en la prensa: “la gente anda loca por enterarse de lo que cuesta Zamora y cúanto va a cobrar el gran guardameta” El equipo periquito justificaba la venta, como declaró un directivo porque “resulta gravoso en extremo por sus honorarios fabulosos.Tenía unas aspiraciones exageradas e inadmisibles. La temporada pasada el déficit era grande en el club, en la próxima se limitará a 20000”. Nada más llegar a la capital de España para rubricar el contrato, fue abordado por numerosos periodistas que constantemente incidían en el  aspecto económico. Sirva de arquetipo la pregunta de un periodista que le aborda de la siguiente manera: “¿Son ciertas las condiciones del contrato?. Me han dicho cifras que tratándose de Vd. considero justas, pero que en España son realmente fantásticas”. La respuesta del guardameta: “No lo crea. Yo no quiero cobrar tampoco más de lo que cobra un compañero. Por otra parte, lo que me van a pagar lo encuentro suficiente, y no deseo más”  Unos días más tarde tras certificar el contrato, se le interroga acerca de su riqueza, la réplica no tiene desperdicio: “No soy rico. Ganaba dinero con mucha facilidad(…) Fui demasiado pronto lo que otros son más tarde(…) y no es que esté arrepentido. Porque daño no hice a nadie, al contrario. Mi dinero fue de todos. Yo he cobrado en Andalucía, por 3 patadas, 10 y 6 mil ptas, 3 días para ganarlas y(…)3 para gastarlas. Es que le ciegan a uno tantas cosas. Todo eso que llaman gloria, popularidad(…) no se como decirlo”. ¿Y no guardas nada? le interpela el periodista. “Algo, Rosario(su reciente esposa) ha cambiado mi vida”

 Ricardo Zamora en todo momento se mostró encantado e ilusionadísimo, como es lógico suponer, mostrándose muy agradecido por el afecto con que le acogió su nueva ciudad. “En Barcelona tengo muy buenas amistades, amigos desde hace años, pero ya que salgo de allí, no podía elegir un sitio mejor que Madrid, donde existe un gran núcleo de aficionados inteligentes,sensatos que saben enjuiciar serenamente estas cosas del balón redondo. Además, la simpatía, el ambiente me encanta”. Sobre el papel que podrá hacer su nuevo equipo tiene ” la convicción casi firme de hacer un papel lúcido. Conozco la moral, el esfuerzo de que son capaces, sus valores viejos para no dejarse arrebatar ninguno de los torneos en que hemos de actuar. Y esto no porque yo forme parte de este grupo, si no porque los jugadores agrupados por el Madrid son la mayoría, lo más selecto que hay en España”. Y como último ejemplo:” Me encuentro animadísimo. Decidido a echar el resto, a jugar lo mejor que sepa. Confío en nuestro triunfo, por todos y por mi. El Madrid es un equipo de clase, con gente preparada y de primera categoría”Imagen 

          Ricardo Zamora despidiéndose de sus antiguos aficionados y saludando a Madrid

He recogido una llamativas declaraciones de la mujer de Zamora en las que afirma que ha ” influido bastante en su decisión de abandonar Barcelona(…)  Allí Ricardo tiene muchos enemigos(…) Necesita además crearse un porvenir fuera del deporte, jugador siempre no va a ser. Me acostumbraré pronto a Madrid esto es muy agradable”. 

 Quisiera referirme a un artículo de opinión, que me parece reflejar muy bien el sentir del aficionado madridista y por qué no decir, del pueblo de Madrid que se ve en el epicentro del “gran suceso deportivo”.La rotativa es el “Heraldo de Madrid” y su autor L Méndez Dominguez: “Zamora, el hombre que ha costado al Madrid 150000 ptas. El único, el verdadero fenómeno del fútbol español, a quien Cataluña encumbró y que Cataluña comenzaba ya a olvidar injustamente(…). Su traspaso al Madrid lo cataloga si no lo estuviera ya de hombre con inteligente criterio sobre el campo de fútbol y sobre el estadio de la vida. Zamora es el as mundial, oscurecido últimamente tras el extraño carácter catalán, y a quien Madrid va a llevar ahora al trono donde estuvo por propios méritos.. Zamora que sigue siendo Zamora, volverá a ser el mejor guardameta del mundo porque lo quiere Madrid, como lo quiso un día Barcelona. Zamora se mueve por Madrid como padre de familia numerosa en su casa. Acosado siempre por la chiquillería, pero sin perder su plano, con confianza, con tranquilidad”.

 El soñado debut se produjo el 5 de octubre contra el Racing ( club de la capital), en partido correspondiente al Campeonato Regional. El resultado fue 3-2 a favor de los blancos, pero el juego no fue bueno. Ricardo Zamora muy exigente, se mostraba aparentemente “disgustado”, según el parecer del cronista de la “Voz”.” ¿Que razón tiene para ello? Sospechamos que el haber sido 2 veces batido”(…) Zamora sufre su amor propio de profesional ante un resultado tan mezquino. Y cree llevarse una parte de culpa en él por no haber realizado el milagro de detener los 2 tantos. Toda esa parte de público que cree que Zamora es caro, al instante se hubiese convencido de lo que vale Ricardo con sólo ver su aspecto triste de hombre que ve truncada una ilusión: la de haber realizado la mejor actuación de su vida, el día de su presentación jugando con el R. Madrid”. El portero internacional manifestaba:” Tengo que entenderme mejor con la defensa. Es necesario que me dejen campo libre para desenvolverme a gusto. Juegan en momentos de peligro muy retrasados y ello impide ver lo que pasa cuando en un radio de acción escaso se desarrolla una jugada a la que sigue un tiro disparado a corta distancia”. Aún así el cronista subraya que “estampó su firma en 2 soberbias paradas, dignas del Zamora famoso, el mejor guardameta del continente(…) El público juntó sus manos en un aplauso cerrado”

  De esta forma relataba los 2 goles encajados:” Desde que el delantero del Racing se colocó ante mí, una vez dejada la defensa atrás, comprendí que el tanto era inevitable. Pero no tenía más remedio que salir, era una probabilidad contra 99. Podría rebotarme el balón, azorarse el jugador, algo en suma remoto, pero que había que intentar. Si me hubiese quedado quieto el público me hubiese tachado de miedoso, y es mejor arriesgarme por evitar lo inevitable, a que Quesadita, despacio hubiese entrado junto con el balón en la puerta, tomándome además el pelo. El segundo fue una suerte atroz, sin que quite mérito alguno a la jugada que lo precedió. Se de sobra que Kiriki junto al marco tira siempre(…)Esperaba, pues y estaba colocado para detener el balón que yo creía que me iba a lanzar, pero no fue así. Esta vez no hizo lo que acostumbra siempre a hacer, y por ello me falló el conocimiento que sobre su manera de jugar tengo. El pase atrás que recogió Ateca, teniendo la suerte de empalmarlo tal como venía, tan fuerte y a tan corta distancia, no había modo de pararlo.

 Por último recalcar el mensaje de gratitud del “Divino” al público que asistió a su estreno: “El público muy bien, pero no me ha extrañado su conducta. Sabía de antemano que me recibiría con los brazos abiertos, y así ha sido”

“LA LEYENDA DEL “DIVINO” SE AGIGANTABA”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en historia del deporte. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s